Incondicional

17 10 2008

Te vi en la camilla, camino al hospital, con los ojos dilatados y la esperanza colgando de un bolsillo.

Te ví y sonreí… si, una sonrisa.

Esta vez no ganó la muerte. Saliste ileso y hoy tienes otra oportunidad.

Nunca es tarde amigo, nunca. Sólo es necesario dejar los malos recuerdos atrás y

VOLVER A EMPEZAR.

No habrá interrogatorios ni reclamos, sólo mi presencia (si es que de algo vale) para cuando la necesites y bueno, cuando no, ni lo dudes, también estaré allí jajaja.

Es raro decirlo, pero Te quiero, y esto es de ese querer que da una picada en el alma cuando lo dices.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: